Enfermedades Dentales

Poco a poco, en nuestro país, así como en países desarrollados, vamos erradicando enfermedades que cada vez son menos comunes. Por ejemplo, ¿Cuánto tiempo hace que en España no se tiene constancia de un caso de Sarampión? Gracias a las vacunas el virus del sarampión pasa por nuestro lado sin causarnos daño alguno. Sin embargo, hay otro tipo de enfermedades que cada vez son más constantes y no hablo del cáncer, que sé que muchos lo estáis pensando, hablo de enfermedades bucales. En la Clínica Dental Morante aconsejan realizarse una limpieza bucal anual y revisiones periódicas aunque no sientas malestar pero muy pocos lo hacemos.

Algunas de las enfermedades bucales más comunes con las caries. Afectan a más del 90% de la población y son una especie de grieta causada por los ácidos de los alimentos en descomposición entre otras cosas. Una manera muy sencilla de evitarla o prevenirla es el cepillado tras las comidas pero en España tenemos la mala costumbre de obviar esta rutina de higiene y, algunos, como mucho se cepillan una vez al día. Si no se atiende a tiempo, la caries puede afectar al nervio, ocasionar dolor agudo e incluso se puede llegar a perder la pieza dental.

Otras enfermedades comunes son:

  • Gingivitis: Se genera por un mal cepillado de dientes y escaso uso de hilo dental. Otros factores que pueden favorecer su aparición son el tabaquismo y la ingesta de alcohol. Consiste en una inflamación de las encías causada por un proceso infeccioso o la acumulación de placa bacteriana y sarro. Si no es atendida a tiempo, puede afectar el hueso y convertirse en una periodontitis.
  • Periodontitis: es una infección progresiva de las encías y pérdida del hueso alrededor del diente que provoca el desprendimiento de las piezas dentales. Una persona con esta enfermedad que no se coge a tiempo puede llegar a tener que usar dentadura postiza a edades realmente tempranas.
  • Cáncer bucal: cuando no existe una limpieza adecuada, la boca puede albergar muchos gérmenes y bacterias que ocasiones este tipo de enfermedad. Se manifiesta a partir de cualquier llaga, inflamación o ulceración que dure mucho tiempo.
  • Halitosis: Una mala higiene, caries y el tabaquismo con las causas más comunes del mal aliento en los adultos. Es importante visitar al dentista para que realice un diagnóstico y recete un tratamiento adecuado.

La higiene bucal debe ser un hábito que introducimos en la rutina de los niños desde bien pequeños para que se convierta en algo que acaben haciendo de manera mecánica sin pararse a pensar si deben o no ponerse a lavar los dientes. Muchas veces, que los padres pasen esto por alto, ocasiona que el niño llegue a la pubertad y a la adolescencia sin un hábito de higiene bucal adecuado lo que lo convertirá, irremediablemente, en un adulto con un mal cuidado dental.

En algunas ocasiones, las menos, no depende tanto de la higiene que se tenga sino que hay factores genéticos que ocasionan daños en nuestra dentadura sin que nosotros podamos hacer nada por evitarlo. Hay personas cuya saliva genera mucho sarro, o es tan fuerte que llega a ser corrosiva para el esmalte. En estos casos es mejor visitar al dentista con mayor frecuencia para ir controlando las posibles caries o los posibles efectos secundarios.

Sin embargo hay algunas falsas verdades sobre nuestros dientes que debemos tener en cuenta, como eso de que los dientes blancos no son tan fuertes como los amarillos, o que el cepillado y el uso del hilo dental no eliminan el mal aliento, etc.

Deja un comentario