El invisible rastro del maltrato psicológico

La violencia de género azota la sociedad actual con una frecuencia que asusta y que va en aumento cada día. Muchas mujeres sufren en silencio los malos tratos provocados por sus parejas sin que se planteen ni siquiera la posibilidad de denunciarlos. Muchas mujeres son violadas cada día en todo el mundo, humilladas, golpeadas y maltratadas…. Muchas son asesinadas.

En multitud de casos las mujeres no se atreven a denunciar por miedo a las posibles represalias o por la posible reacción de sus familiares y amigos que, en muchas ocasiones las culpabilizan y quitan hierro al asunto como si fuera algo habitual y ellas fuesen unas exageradas.

Afortunadamente son cada días más las mujeres que, dejando atrás su miedo, deciden denunciar, y comenzar una nueva vida lejos de su maltratador. En estos casos el apoyo de familiares y amig@s es fundamental, ya que el maltrato provoca en la persona maltratada una serie de secuelas, tanto físicas como psicológicas, y estas últimas suelen ser las que más tiempo tardan en curar.

La terapia en estos casos se hace fundamental, ya que por muy fuertes que creamos ser, el maltrato, sobre todo si este es continuado, genera una serie de problemas mentales que si no se tratan pueden llegar a ser irreparables.

Este maltrato invisible, sordo y mudo, que es el maltrato psicológico, también debe ser denunciado y desde Duran & Durán, Abogados, aconsejan a todas las mujeres que sufren malos tratos que rompan con las cadenas emocionales que le atan a su maltratador, que tomen las riendas de su vida y que comiencen a vivir, ya que ninguna mujer merece sufrir ningún tipo de maltrato, ni físico ni psicológico. Así mismo quieren recordar a todas estás valientes, que pidan ayuda, que no están solas.

Nos queremos vivas y sanas

Los casos de violencia de género se multiplican en nuestro país y en el mundo a un ritmo desorbitante. No existe un sólo día en el que no nos encontremos ante una nuevo caso de violencia machista, de violación, de asesinato por cuestión de género. Esta realidad en la que vivimos es producto de una sociedad patriarcal, machista y opresora, y en muchas ocasiones las propias víctimas son culpabilizadas.

Las heridas del maltrato psicológico son “invisibles” y por lo tanto muy difíciles de detectar. Se sabe que las mujeres que han sufrido algún tipo de maltrato tienden a tener más problemas mentales, como ansiedad, depresión o trastornos psicóticos, tales como la esquizofrenia. Numerosos estudios han demostrado que el impacto de la violencia de género no sólo provoca estragos a nivel emocional, sino que además, puede dañar seriamente la salud mental de la mujer a largo plazo.

La intimidación, el abuso emocional, las amenazas, el aislamiento, la desvalorización, la manipulación y el abuso de poder ejercido por el hombre sobre la mujer maltratada, provocan en la victima una sensación de miedo e inseguridad de la que es muy duro desprenderse y que en muchos casos acompañará a la víctima durante toda su vida.

La ansiedad, la depresión, el sentimiento de culpa, el complejo de inferioridad y la pérdida de contacto con la realidad, son algunas de las heridas que deja tras de sí el maltrato psicológico. Heridas que no suelen ser perceptibles, que no son tenidas en cuenta y que se dejan pasar, calando cada día más hondamente en la resquebrajada personalidad de la víctima. En muchas ocasiones, la mujer maltratada no soporta la presión y termina suicidándose.

Por norma general, el maltratador esconde su verdadera cara y no muestra su personalidad hasta que se encuentra seguro. La mayoría de los maltratadores son maltratadores psicológicos, ya que sus efectos son más difíciles de demostrar, aunque muchas veces llegan más lejos y  emplean, además, la violencia física.

¿Cómo saber si vives con un maltratador psicológico?

  • El maltratador psicológico suele ser una persona frustrada que reprime su sensación de fracaso y desasosiego hasta que desemboca en violencia verbal hacia la víctima.
  • Está constantemente de mal humor y te culpa por ello
  • No suele mostrarse agresivo en público, sino todo lo contrario, aunque es frecuente que alguna vez pierdan el control a la vista de testigos.
  • Cuando hablas de romper amenaza con suicidarse

shutterstock_445920670reducida