Los beneficios de los masajes terapéuticos

La forma de vida que llevamos hoy en día es estresante, ya que cada vez hay más gente a la que el trabajo le supone un ancla en su tiempo libre. Esto es por la responsabilidad que con más frecuencia se deposita en los trabajadores, debido a que las empresas tienden a contratar a menos trabajadores para ganar más dinero.

Además un factor que también genera mucho estrés es compaginar la vida familiar y laboral. Salir de trabajar rápido para hacer la compra, recoger a los niños del colegio, jugar y hacer los deberes parece una tarea digna de Superman, pero en realidad es el pan de cada día padres y madres con hijos y trabajos exigentes.

Todo nuestro cuerpo se resiente por el estrés, y lo normal es que la frecuencia con la que te pones enfermo es más alta, dado que el sistema inmunológico se debelitita. Esto nos hace depender más de los medicamentos, que debilitan también la regeneración de las defensas naturales a largo plazo, además de tener efectos secundarios.

Otra parte de nuestro cuerpo que resulta muy perjudicada es la espalda. La espalda sufre mucho debido a la postura a la hora de trabajar, nuestra manera de pisar y el peso que levantamos. Por eso se hace necesario tratar estos dolores con masajes terapéuticos para liberar la tensión y el dolor, a continuación os contamos el porqué de esta afirmación.

A causa del estrés, nervios, preocupaciones y malas posturas habituales las fibras musculares se contraen, se mantienen en contracción sin volver a su posición normal de relajación por lo que se va formando la contractura o “nudo”, que es lo que luego podemos encontrar a la palpación, una zona más engrosada y dura normalmente en forma de cordón. Para reducir esa contractura, el ayudar al músculo a que vuelva a su posición normal, una de las formas es el estiramiento. Por eso sentimos esa sensación, esa necesidad de estirar.

Si con los estiramientos no es suficiente, ya que no hemos reducido nuestro nivel de estrés, modificado posturas nocivas o eliminado preocupaciones. El músculo sigue doliendo, y poco a poco empieza a obligarte a limitar ciertos movimientos que te agravan el dolor. Llegados a este punto normalmente es cuando empezamos a tomarnos pastillas, paracetamol, antiinflamatorio,… Pero los que sí escuchamos a nuestro cuerpo sabemos que nos hemos sobrepasado y que necesitamos algo más para que nos ayude a bajar el tono muscular, eliminar las contracturas. Podemos acudir al fisioterapeuta a que nos haga un masaje terapéutico descontracturante.

Hay muchos tipos de masaje, pero en este caso el que nos interesa es el terapéutico descontracturante, ya que el objetivo de este es encontrar las zonas más dolorosas y contracturadas del músculo, una vez encontradas tratarlas intentando reducir incluso eliminar esa contracción mantenida que ha formado la tensión muscular.

Por lo tanto, es muy importante escuchar y entender a nuestro cuerpo y después, cuando ya conseguimos eso, poner remedio. Por eso el recibir tratamiento no es solo para cuando tengo una lesión, el recibir tratamiento nos ayuda a prevenir futuras lesiones y mantenernos en un estado óptimo de salud, consiguiendo estar BIEN física y mentalmente el máximo tiempo posible sin sufrir dolor.

Contar con unas manos de confianza para recibir bien los masajes es esencial, por eso hay que confiar en Clínicas como la de  Óscar Díaz, una clínica que nace con el objetivo de proporcionar una mejor calidad de vida a sus  pacientes, mediante servicios que están enfocados en la consecución de un estado de salud óptimo y el bienestar diario de toda la familia.