El Tantra, el retorno a la absoluta inocencia, a la absoluta unidad

El Tantra es el camino a natural hacia Dios, el camino normal hacia Dios. El objeto es llegar a ser completamente instintivo, tan fuera de la mente, que nos fusionemos con la naturaleza suprema, en la que la mujer desaparece y que se convierte en una puerta hacia lo supremos, el hombre desaparece y se convierte en una puerta a lo supremo.

Osho, This Very Body the Buddha, “Charla 8”

Según Osho, el Tantra no es una filosofía sino que es algo absolutamente existencial, entendiendo ésta de forma radicalmente opuesta a la existencia tal y como la concibe la filosofía existencialista de Sartre, Camus o Marcel.  El filósofo, orador y líder espiritual, afirma que el fundador del Tantra fue Saraha, considerado también uno de los fundadores del Budismo Vajrayana y en particular de la tradición Mahamudra, y que sus canciones de gran belleza, son el fundamento mismo del Tantra.

Obsesionado por los goces del abrazo sexual

El bobo cree que conoce la verdad última;

Es cómo alguien que se queda parado en su puerta

Y, coqueteando, charla sobre sexo

Saraha, La Canción Real

 Pero, ¿qué es el tantra?, ¿en qué consiste el sexo tántrico?

El tantra es una vía espiritual de tradición oriental que enseña, a través de diferentes prácticas, a expandir la conciencia del ser humano y conectarla con la totalidad del universo. Este término, de origen sánscrito, puede entenderse como entretejido o entretejer.

La sexualidad es un tema fundamental en la tradición tántrica, considerándolo como algo sagrado y por el medio del cual el ser humano puede fundirse con el todo y acceder a un estado superior de conciencia.

En oposición a la manera de entender la sexualidad en occidente, centrada fundamentalmente en la zona genital, el sexo tántrico propone la estimulación de todos los sentidos, con todo el cuerpo, empleando para ello masajes, aceites, caricias… y posponiendo la penetración y el orgasmo el máximo tiempo posible, a fin de conseguir un orgasmo pleno, con el menor desgaste de energía posible.

El sexo tal y como se practica en occidente favorece mayormente el disfrute masculino, en detrimento del femenino. El sexo tántrico, por el contrario, ofrece la máxima satisfacción para ambos, en una unión plena y prolongada, que nada tiene que ver con el sexo banal y ocioso de occidente. La tradición tántrica considera el cuerpo como el templo del espíritu, y que a través del sexo, puede manifestarse la energía transformadora del universo.

Si deseas iniciarte en el espiritual universo tántrico Maite Domènech, especialista en tantra en Barcelona, pone a tu disposición una amplia variedad de cursos de tantra específicos para mujeres o para hombres o cursos mixtos, rebirthing, sanación de desequilibrios sexuales y autoestima. Maite es autora del libro Sí A La Vida y del Manual De Introducción Al Tantra, y colabora en diversos medios de comunicación, T.V, radio, prensa, tanto a nivel nacional como internacional. Además ha publicado artículos en revistas de prestigio como Integral o Mentesana, entre otras.

El sexo tántrico en occidente

Desde hace algunos años el sexo tántrico se ha puesto de moda en occidente, y esto se debe en buena medida, al reciente interés que el tantra ha suscitado entre varias celebridades pertenecientes al mundo del cine, de la música, del arte o de la literatura.

El sexo tántrico está triunfando entre los individuos de edades comprendidas entre los 35 y los 55 años, personas que necesitan escapar de la cotidianidad de su sexualidad y de la forma tradicional de entender esta, centrada en el plano reproductivo, enfocada en la zona genital y básicamente dirigida al goce del hombre, ignorando casi la totalidad de las zonas erógenas del cuerpo humano.

Pero entender el sexo tántrico no consiste en aprender una técnica, el tantra no es una técnica. El tantra implica autoconciencia, autoconocimiento, un despertar de los sentidos y una liberación transformadora que conecta al ser humano con la totalidad.

El Tantra confía en tu cuerpo. El Tantra confía en tus sentidos. El Tantra confía en tu energía. El Tantra confía en ti, en la totalidad. El Tantra no niega nada sino que lo transforma todo

Osho, Tantric Transformation, “Charla 7”

shutterstock_389450863reducida