La tercera juventud

La jubilación en España puede ser una manera de vivir plenamente y disfrutar de la vida en residencias como Benviure o Acomodare. La tercera edad podría convertirse en una tercera juventud para cada uno de nuestros mayores.

Hoy en día se han perdido muchísimos valores que antes todo el mundo parecía tener en cuenta. En ocasiones se escucha hablar de la tercera edad como si llegados a ese momento la persona pasase a formar parte de un colectivo en esta sociedad en el que más que formar parte de ella lo que hiciese es molestar. Una numerosa parte de la juventud (y no tan juventud) ha dejado de tener respeto hacia las canas y no valora la sabiduría que aportan esos años de vida, ni tienen en cuenta algunas de las frases más famosas del refranero español como “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

Sin embargo, lo que muchas de esas personas no saben, es que la tercera edad es algo más que una etapa final en la vida de todo el mundo. Estamos hablando de la época en la que tus obligaciones han dejado de ser tan importantes y tienes tiempo para disfrutar de tus nietos y de tus hobbies o tiempo libre. Hay que tener en cuenta que, actualmente, la tercera edad comienza muy pronto y el ser humano cada vez es más longevo, por eso, en residencias de ancianos como Benviure no sólo se tienen en cuenta las necesidades del anciano, sino que también se tiene como prioridad su bienestar, su tiempo de ocio y su estado anímico.

Y es que la tercera edad no es más que una tercera juventud. Puede que la primera se pase a los 20 años y la segunda a los 30, pero es a partir de los 67 cuando realmente tienes tiempo de disfrutarla. En Acomodare, además de la residencia, el huésped puede optar por residir en una vivienda con servicios especiales y mantener así su independencia o incluso puede vivir en su casa y tener, al mismo tiempo, el cuidado de los expertos del Centro de Día o del servicio a domicilio.

Sin embargo, no todos los ancianos llegan a su tercera juventud en tan buenas condiciones y necesitan de unos cuidados específicos para poder vivir cómodamente. Hablamos de personas que empiezan a tener los síntomas de la temida demencia senil o de los que ya tienen la enfermedad muy avanzada. Por eso, en Benviure también cuentan con un departamento experto en demencia senil y se caracteriza por ser el único centro de Barcelona especializado en el tratamiento de la demencia senil.

Es lógico que, dadas las circunstancias y la sociedad en la que vivimos, nuestros mayores se sientan desplazados o pierdan las ganas de realizar actividades puesto que casi nadie puede parar la ajetreada vida que lleva para adaptarse a sus necesidades, pero por ello se puede contar con la ayuda de los expertos que las residencias geriatricas y los centros de día ponen a su servicio, tanto para atenderles medicamente como para mejorar su calidad de vida y su tiempo de ocio.