Repercusiones psicológicas de los complejos

El cerebro humano es una maravilla y un enigma por resolver. Una obra de ingeniería biológica capaz de atravesar todas las fronteras imaginables, de crear de la nada los más insospechados recursos, de ejercer como salvaguarda de su individuo, como expresión física y espiritual de su ser. Sin embargo, el cerebro también tiene un lado oscuro difícil de controlar y predecir. Un aspecto que, en el peor de los casos, influido y configurado además por un contexto social, educativo y emocional concreto, actúa a modo de implacable quinta columna contra él mismo, contra el individuo que lo alberga. La forma más común en la que este autosabotaje se presenta es por medio de los complejos psicológicos.

El complejo psicológico es un conjunto de sentimientos y reacciones irracionales que el individuo experimenta en relación a sus características físicas, conductuales o emocionales. De diversa gravedad, pueden afectar a la vida cotidiana y a la realización personal, ya que se manifiesta en rasgos como la inseguridad, la baja autoestima, la baja autoconfianza, la desmotivación, la tendencia a sufrir depresiones o los trastornos varios de la sociabilidad.

Sin embargo, a la hora de afrontar su correcto tratamiento, los antiguos estigmas sociales son cosa del pasado. En la actualidad, recurrir a la atención de un especialista en la psicología está considerado un hecho corriente, sin mayor trascendencia. Visitar al psicólogo no supone un algo diferente a, pongamos por caso, una visita al médico de cabecera, al dentista o al oculista. La mente es una parte más –y quizás la de mayor importancia- de la salud física de la persona.

Existen diferentes tipos de terapia para aprender a abordar, reconocer y superar estos dichosos complejos psicológicos. Es el caso de centros como Psi!, que desarrollan los métodos de la terapia Gestalt en Barcelona. Dicho procedimiento permite al paciente reconocer y evaluar en profundidad los mecanismos psicológicos que coartan su actividad diaria y constriñen sus relaciones con el entorno, auténtica fuente de sufrimiento. Mediante su comprensión clara y directa, el individuo experimenta una profunda transformación personal que le permite escapar de la cárcel de autoexigencia y desafección que él mismo, desde el subconsciente, se ha impuesto. Conocerse es quererse.

En ocasiones, estos mismos complejos psicológicos tienen la capacidad de influir de manera especialmente negativa en las relaciones de pareja. Una combinación de inseguridad y apatía puede conducir a una desafortunada reacción celosa, a la incomunicación, a la inestabilidad sentimental, a la insatisfacción sexual… Cabe destacar también aquí el papel que juega la psicología para solucionar este tipo de conflictos. En el caso de Psania -uno de los centros psicológicos con mayor relevancia en lo que respecta a las terapias de pareja en Valladolid y Castilla y León-, la fórmula pasa por desarrollar las habilidades de comunicación intrínsecas de los pacientes, lo que permite llevar a cabo la necesaria toma de decisiones consensuada e imprescindible para una existencia en común, así como la recuperación de la confianza en el proyecto de vida conjunto, la superación de toda clase de prejuicios celosos y traiciones amorosas e incluso el incentivo de participar en una terapia exclusiva de potenciación del deseo sexual.

Para situaciones más persistentes y extremas, el diagnóstico del psiquiatra es fundamental. Asegurarse los servicios de expertos como el doctor José A. Hernández Hernández, eminencia entre los psiquiatras en Alicante, garantiza el adecuado reconocimiento de los aspectos tanto psicológicos como biológicos de la afección. Un diagnóstico completo y minucioso que, con el correspondiente tratamiento psicológico y farmacológico, alivia con la mayor eficacia los efectos nocivos del trastorno al mismo tiempo que asegura el conocimiento y respeto por sí mismo, necesario para normalizar el equilibrio futuro del paciente.

La opción de la cirugía

La mayor parte de los complejos psicológicos nacen del rechazo por nuestra propia fisionomía, ya sea por su no adecuación a los dictados estéticos impuestos por la sociedad contemporánea o a causa de la presencia de rasgos poco agraciados que, por motivos de diverso orden, impiden desarrollar una vida social y afectiva plena y satisfactoria. Son situaciones en las que una sencilla operación estética posibilita borrar de un plumazo un trauma íntimo arrastrado desde años. Y es que el sentimiento de resultar físicamente atractivo es una de las vigas maestras que sostienen el autoestima de la persona, lo que redunda a su vez en el correspondiente incremento exponencial de la calidad de vida del paciente.

La proliferación de centros de estética en Barcelona, clínicas de cirugía plástica en Madrid o la implantación de centros especializados en estética en Salamanca, Albacete, Bilbao, Sevilla, Valencia y otras ciudades de tamaño medio, es un elemento a tener en cuenta para caer en la cuenta de la democratización y popularización que estos remedios de quirófano han experimentado durante los últimos diez años. A finales de la década pasada, alrededor de medio millón de pacientes recurrían a la cirugía plástica, capaz de solucionar asuntos que van desde las más corrientes operaciones de pecho –reina de todas las intervenciones estéticas- hasta las crisis matrimoniales motivadas por la ferocidad roncadora de la pareja, resuelta mediante una rápida y sencilla operación en el área maxilar.

A tenor de los riesgos físicos que supone cualquier cirugía, conviene definir primeramente las motivaciones que han llevado a tomar tal decisión y las posibilidades reales de satisfacer los objetivos anhelados en procesos como la rinoplastia, las inyecciones de toxina botulínica, la mastopexia o rejuvenecimiento mamario, la reducción del pabellón auricular, las liposucciones, el aumento de labios o la mexoplastia facial. En este sentido, en el caso de los menores de edad se requiere la autorización paterna.

Sin embargo, los centros de estética no solo se ocupan de intervenciones agresivas y arriesgadas, sino que a su vez ofrecen distintos servicios especializados como la manicura de uñas, la extensión y el cuidado de las pestañas, la depilación por láser, la eliminación mediante el láser o el dióxido de carbono de lesiones cutáneas y tatuajes, el fotorejuvenecimiento cutáneo, las curas contra el acné, los tratamientos antiedad, el estudio y preparación de dietas de adelgazamiento e incluso los masajes reparadores, ideales también como regalo.

La cuestión capilar

Una de las intervenciones en auge, tanto entre el sector femenino como en el masculino, son los tratamientos capilares y los injertos de pelo. El mercado de las operaciones capilares, que ha experimentado un aumento del cincuenta por ciento de su volumen tan solo en los últimos cuatro años, factura cada ejercicio cerca de 2.000 millones de dólares en el mundo. Esto supone más de 300.000 tratamientos al año, tanto en el campo de la cirugía como otros procedimientos no invasivos. No es una cuestión baladí. La calvicie o alopecia puede ser responsable de un notabilísimo descenso del autoestima, así como el incremento de los picos de estrés, la depresión, la ansiedad e incluso el mal humor.

Aunque como decimos también afecta a la población femenina, la forma más común de calvicie es la alopecia androgénica, estrechamente ligada a una hormona masculina: la testosterona. Este proceso degenerativo de las células capilares afecta a tres de cada diez individuos durante la treintena, cuatro de cada diez en la década siguiente y así en lo sucesivo. Se trata de una afección genética y hereditaria, por lo que, en vista del historial familiar, se puede prever y abordar con suficiente anticipación. Otro tipo de alopecia, denominada areata, se encuentra relacionada con el estrés cotidiano, causante directo de una evidente disminución en la densidad de folículos pilosos en el cuero cabelludo. Diversas alteraciones en el sistema inmune también juegan un papel relevante en su aparición. Razones más aisladas para la calvicie son la incidencia de ciertos medicamentos, la desregulación hormonal del metabolismo o una dieta inadecuada, pobre en grasas y proteínas.

El nivel de alopecia se puede cuantificar y medir a través de la escala Hamilton-Norwood, que diagnostica siete pasos en el progreso de la calvicie humana: desde el retroceso frontal casi inapreciable hasta pérdida casi total del cabello a excepción de una estrecha franja de pelo original sobre la región de las orejas y la nuca. Equipos especializados como el de Artestética, primera clínica dedicada a la cirugía capilar en Albacete, recomiendan iniciar un tratamiento quirúrgico a partir de los cinco años de advertir por primera vez la alopecia o, si se prefiere, del tercer escenario descrito por la escala Hamilton-Norwood: une pérdida evidente de folículos en la zona de la coronilla, por lo general acompañado de caída en la región frontal y el dibujo de las entradas. Es el nivel mínimo a partir del cual se considera establecida la calvicie. En este instante propicio, y después de pertinentes tratamientos de mesoterapia capilar –inyecciones indoloras de un compuesto formado por aminoácidos, oligoelementos y vitaminas destinado a revitalizar el cabello-, se puede proceder a un microinjerto; es decir, al trasplante de folículos capilares en aquellas áreas del cuero cabelludo en las que dichos folículos han muerto o desaparecido. Su aplicación concienzuda en pequeños grupos, conformados por entre tres y cinco pelos, otorga una clara sensación de naturalidad al cabello implantado.

Otra técnica es la denominada FUE, considerada en la actualidad como la más avanzada en este tipo de cirugía. Consiste en la extracción de manera individual del pelo y las imprescindibles estructuras perifoliculares (vasos capilares, músculo erector, glándula sebácea, …) de un donante –que es el propio paciente- y su inserción en otras zonas despobladas del cuero cabelludo. Su principal virtud es la ausencia absoluta de cicatrices postraumáticas.

Un tratamiento de mayor impacto, destinado de manera especial a casos avanzados de alopecia, es el denominado FUSS. Las unidades foliculares a insertar son ostensiblemente mayores, por lo que su extracción en grupo sí requiere una intervención más agresiva. No obstante, menos cantidad de sesiones y menor coste económico son otros de sus beneficios.

Dientes perfectos, sonrisa perfecta

El caso de la ortodoncia camina sobre la fina línea que separa el deseo estético de la directa necesidad de salud. Como parte fundamental del rostro, el denominado espejo del alma, los dientes configuran un rasgo elemental de la belleza de la persona. Además, su incorrecta ordenación o las alteraciones en su regularidad pueden derivar en graves afecciones gástricas, del sistema digestivo en general, roncopatía crónica, problemas de alitosis e incluso lesiones musculares. En el mundo del deporte, es ejemplo habitual el menor índice de lesiones sufridas por el futbolista Arjen Robben, “el hombre de los músculos de cristal”, después de su paso por la ortodoncia.

La prevención, como casi siempre, es el mejor remedio. Las visitas al dentista deben ser anuales a partir de los seis años de edad. El avance en las técnicas de ortodoncia permite además proceder a la corrección de los defectos de la boca con la máxima discreción. Clínica Miguel García, una de las empresas más innovadoras en la colocación de ortodoncias en Palencia, recomienda por ejemplo el empleo de ortodoncias realizadas con materiales transparentes –un artilugio cómodo, extraíble e invisible-, así como la ortodoncia lingual, con el aparato en cuestión dispuesto en la cara interior del diente, escondido al público.

En cambio, la decantación por métodos quirúrgicos responde aquí al tratamiento de problemas fisiológicos que afectan de manera más pronunciada a la salud del paciente, caso de sintomatologías como la mordida abierta, el retraso o el alargamiento del maxilar superior, el adelantamiento o el retraimiento de la mandíbula inferior o la asimetría mandibular.

En otro orden de cosas, las clínicas dentales también ofrecen servicios puramente estéticos, como el blanqueamiento dental o la intervención directa sobre piezas dentales separadas, atrasadas, fracturadas o rotadas. Care Dental, empresa de referencia en clínica dental en Albacete, defiende estos procesos de restauración –ya sea en cuanto al tamaño, la forma, el color, o la posición- como la herramienta ideal para, aparte de alcanzar la excelencia estética de la boca, conseguir una correcta higiene y salud bucodental. Las prácticas más frecuentes en este campo incluyen las prótesis fijas (carillas, coronas,…), la inserción de prótesis a partir de implantes, la misma ortodoncia o el citado proceso de blanqueamiento del esmalte.

Mens Sana in Corpore Sano

«Es mentalizarse y quererse de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a quererte tu mucho, porque quiere también al que tiene a tu «lao» y todo sale de verdad, de deporte». Más de una generación recuerda entre risas estas surrealistas divagaciones del torero Manuel Benítez, el Cordobés. No obstante, incluso la hilaridad que despierta este caos sintáctico es un arma útil para tener presente en todo momento lo que de verdad pretendía transmitir el bueno del Cordobés: la importancia del autoestima, ligado en este caso, según su parecer, a una actividad física saludable.

La relevancia del ejercicio físico en nuestra vida cotidiana es fundamental. Por un lado, el deporte contribuye a regular el metabolismo de nuestro cuerpo, expulsando las toxinas y quemando las grasas innecesarias y perjudiciales que se acumulan a causa de los patrones sedentarios de los hábitos sociales contemporáneos. Por el otro, regulan la estabilidad emocional del practicante, ya que contribuye a aminorar el estrés acumulado durante la jornada laboral y, al mismo tiempo, permite la liberación endorfinas: una clase de hormonas que influye de manera decisiva en la mejora del ánimo y el carácter a través de la sensación de euforia que producen. Incluso el aumento de la lívido parece querer recompensar el esfuerzo.

El ejercicio físico es, por tanto, salud física y salud mental. No solo porque nos permite apreciar las bondades estéticas de nuestro cuerpo, una vez debidamente esculpido y moldeado por medio de una actividad deportiva constante y fructífera, sino porque también regula nuestro estado de humor respecto a nuestra imagen del mundo y de nosotros mismos.

No obstante, para aquellos escépticos de los beneficios psicológicos del deporte y que prefieran centrarse en las virtudes estéticas obtenidas de su práctica, cabe destacar a su vez la determinante incidencia de la dieta en la debida consecución de estos objetivos.

Una dieta equilibrada permite obtener la energía necesaria para acometer las dificultades de la vida diaria al mismo tiempo que permite optimizar el estado de ánimo y se controlan los parámetros biológicos que definen la salud física y el adecuado tono muscular. Existe una gran variedad de regímenes, los cuales se adaptan primero a las coordenadas de la constitución física y las costumbres de vida de la persona –determinada por rasgos como la edad, la altura, el peso, los índices de tensión, nivel de colesterol, tolerancia hacia ciertos nutrientes, actividad cotidiana…- y más tarde a los requisitos específicos que el deportista desee. Por ejemplo, las dietas hipocalóricas, debidamente reguladas, permiten la pérdida de kilos, ya que las calorías ingeridas serán siempre inferiores a las consumidas durante el día. Por su parte, una dieta hiperproteínica también permite el descenso rápido de peso en personas obesas, así como el mantenimiento estable de estos parámetros en el futuro.

Otro campo por explorar sería el de los suplementos nutricionales, complementos idóneos para alcanzar objetivos anatómicos más específicos. En este sentido, podemos encontrar establecimientos de garantías como Impulse, líder entre las tiendas de nutrición deportiva en Barcelona. En función de sus aspiraciones y necesidades biológicas, el usuario de una dieta debe escoger entre los distintos productos de nutrición existentes, cada uno de ellos orientado a una funcion concreta. Por ejemplo, los suplementos proteínicos –extractos de suero, de huevo, de soja, hidrolizados, secuenciales,…- cumplen el mismo cometido que la comida, solo que permiten ajustar al detalle y con precisión la cantidad de proteínas demandadas por el cuerpo y controlar de este modo los incrementos o descensos de peso o, si se desea, la construcción de masa muscular. Cada una posee sus propios beneficios. La proteína de la leche es de absorción lenta, lo que favorece la sensación de saciedad y garantiza el suministro de aminoácidos al organismo durante siete horas. Por el contrario, la rápida combustión de la proteína derivada del suero, asimilada ya una hora después de su ingesta, permite una rápida recuperación muscular. En un paso intermedio se situaría la proteína de soja, de origen vegetal, mientras que la proteína de huevo destaca por su nivel especialmente alto de aminoácidos, esenciales en el metabolismo proteico.

Los carbohidratos –amilopectinas e hidratos rápidos, subidores de peso, subidores equilibrados, vitargo,…- componen junto a la grasa y la proteína el otro suministrador básico de energía para el organismo, fundamental para el correcto funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso. Su influencia es vital en factores como el incremento de la resistencia en competición, ya que evitan la aparición prematura del cansancio, la construcción de masa muscular gracias a su complemento calórico que permite esfuerzos prolongados y de máxima intensidad, y la regulación del peso, dado que contribuye a reducir el índice glucémico a la vez que maximiza los beneficios del rendimiento deportivo.

Junto a ellos, extractos químicos como la creatina (monohidratos, etil ester, kre-alcalyn,…) o las vitaminas inciden en los resultados musculares y deportivos, los cuales, ayudados por otras sustancias y productos como los quemagrasas –L-carnitina, termogénicos, lipotrópicos, diuréticos, reductores del apetito, bloqueadores de carbohidratos y grasas,…) facilitan deshacerse de los incómodos y antiestéticos excesos de la alimentación.

El proceso perfecto para descubrir y encontrar nuestro ideal físico.

A la vejez, viruelas

Los inevitables achaques de la edad también pueden plantear un importante punto de impacto en la mentalidad del individuo. Si bien la experiencia es un grado que debería hacernos escarmentar acerca de la inutilidad de los complejos psicológicos, no resulta sencillo afrontar tal cantidad de cambios biológicos sin pagar el correspondiente peaje psicológico. Sin embargo, estos inconvenientes de la edad pueden paliarse fácilmente con la ayuda de prácticas herramientas de ortopedia, eficaces para solucionar cualquier tipo de desafío cotidiano y aumentar con ello la calidad de vida del usuario. Cabe destacar que, gracias al uso cada vez más universal de Internet, el acceso a cualquier tienda de ortopedia online como Interotopedia permite un acceso rápido y cómodo a dichos instrumentos, que van desde los clásicos andadores, bastones y muletas hasta scooters motorizadas para el desplazamiento, pasando por utensilios de cocina y cubiertos adaptados, cubridores y ropa de cama, asideros para el baño, accesorios para la prevención de lesiones y la realización de actividad física…