Ventajas de tener una mascota

Muchas son las personas que deciden compartir su vida con un animal. Si preguntamos a cualquiera de ellas sobre la tenencia de una mascota, veremos con seguridad con qué satisfacción y agrado nos hablan de lo fantástico que es convivir con un animal. Las relaciones afectivas que se crean, la compañía y el amor que dan son siempre los principales motivos.

 Y no es de extrañar que nos refiramos a ciertos animales como animales de compañía, pues esa es uno de sus principales cualidades como mascotas. Llegar a casa y ser recibido con total alegría y alboroto por nuestro perro, el ronroneo de nuestro gato sobre las rodillas o la dulzura de nuestro roedor, alegran y despreocupan. Pero esto no es mera impresión de los amantes de los animales. Cada vez son más los estudios científicos y médicos que avalan estas relaciones. En definitiva podemos decir que científicamente tener una mascota reporta beneficios para nuestra salud.

 Según algunos estudios las personas que viven con animales en sus casas tienen una menor inclinación por desarrollar depresiones y estados de ansiedad. Esto es debido a que la presencia constante del animal impide que nos sintamos completamente solos. El saber que dependen de nosotros en gran medida, -paseos, comida, juegos, limpieza – disminuye la posible sensación de soledad. Al mismo tiempo su compañía y las tareas que nos imponen reduce el tiempo que dedicamos en pensar en algo que nos preocupa, y al alejar temporalmente las preocupaciones de nuestra cabeza contribuimos a reducir nuestro nivel de tensión emocional.

 Con la llegada de un animal incrementaremos claramente nuestro nivel de actividad, algo que supondrá a la larga un beneficio para la salud. Jugar con él y sobre todo los paseos diarios si se trata de un perro, ayudarán a reducir el riesgo de artritis así como el riesgo a padecer problemas relacionados con el corazón. Además la obligación de tener que salir a la calle con nuestro perro contribuirá a aumentar nuestras relaciones sociales, pues es común que los dueños charlen y entablen relaciones entre ellos en sus encuentros en el parque.

 En cuanto a los niños que crecen con mascotas los beneficios avalados por médicos y científicos son numerosos. Se ha comprobado que al convivir con mascotas tienen menos tendencia a padecer alergias y otros problemas relacionados con el sistema inmunológico, pues este se ve fortalecido al estar en contacto constante con animales. Regalarle un animal a nuestros hijos favorecerá su sentido de la responsabilidad, es recomendable que vayan asumiendo tareas según su edad, relacionados con la alimentación, el cepillado o los paseos.

 Resulta obvio señalar que desde el momento en el que decidimos adoptar un animal, pasamos a adquirir una gran responsabilidad, y que el grado de compromiso que asumamos estará en relación con el tipo de mascota que escojamos. Un beneficio que reportará a las familias con mascotas es que estas suelen pasar más tiempo juntos, al interactuar y compartir las tareas derivadas del animal. De todos ellos el perro es la mascota por excelencia. Es un animal muy social que disfruta de la compañía humana, a quien se le puede enseñar trucos y juegos, y que nos acompaña también en paseos y salidas, pues cada vez son más los lugares a los que poder ir acompañado por nuestros canes.

 El trabajo que requiere un perro es mayor que el de otros animales como roedores, pájaros e incluso gatos. Por ello, es imprescindible dar con el más adecuado para nuestro estilo de vida.

shutterstock_333646538reducida

El tamaño importa

Lo más común es que si disponemos de poco espacio, o tenemos una vida ajetreada, optemos por uno de pequeño tamaño. Unos de los más exitosos entre las familias son los cachorros de yorkshire terrier. Fáciles de manejar en cuanto a limpieza y traslado, son perros muy sociables con sus dueños. Si has decidido comprar un Yorkshie terrier, tendrás un compañero inteligente e intrépido que te acompañará fielmente el resto de los días. Otra buena opción entre este tipo de razas es decidirse por un cachorro de bichón maltés, extremadamente cariñosos, con lo que se hace muy adecuada para familias con hijos. También los westy, raza cada vez más en boga. Enérgicos y atrevidos como todo buen terrier, su blancura sin mancha y su carácter juguetón hace que nadie pueda resistirse ante un cachorro de westy.

A cambio de ese amor y entrega que nos ofrecen, nuestros pequeños amigos también tendrán algunas necesidades que cubrir. En muchos casos las razas pequeñas se ven más perjudicadas por las bajas temperaturas, por lo que será de gran ayuda que adquieras alguna prenda de abrigo para ellos. También es recomendable una cama para perros pequeños, pues estos gozarán de un rincón propio donde acurrucarse y depositar sus juguetes y pertenencias. Son cada vez más frecuentes las tiendas de ropa y accesorios para perros pequeños, por lo que no supondrá un gran problema hacerse con lo necesario para ellos. Tu mascota te lo agradecerá y hará que él también pueda disfrutar de los paseos invernales.

 Aunque parezca lo contrario, convivir con un perro de mayor tamaño suele ser en ocasiones más fácil, e incluso conveniente para niños que no sean bebés. Un perro así aguantará mejor las largas sesiones de recreo y los juegos bruscos propios de los niños en ciertas edades. Además, por regla general son más fáciles de educar y más tranquilos que los temperamentales perros pequeños. Razas como el labrador, o el pastor alemán, encabezan cada año la lista entre las mascotas más solicitadas. Y no es de extrañar el número de familias que se deciden por un cachorro de pastor alemán. Compañero leal, su carácter disciplinado y despierto, activo y social, hace que la convivencia con esta raza sea francamente fácil y agradecida. Si estás pensando en adquirir uno, nuestro consejo es que acudas a un criadero de pastor alemán, donde sabrán ayudarte con la elección del ejemplar más adecuado.

 Continuando con los beneficios para la salud, se ha comprobado que la relación con mascotas en niños de corta edad ayuda a desarrollar de manera más eficaz su capacidad verbal, (al estar en comunicación continua con el animal) como su capacidad no verbal, pues aprenderán a comprender e interpretar comportamientos derivados de conductas, estados y gestos de la mascota). Su relación con ella les facilitará además comprender conceptos tales como la vida y la muerte, algo difícil en ciertas edades. Sin duda alguna, la muerte del animal es siempre un tema complicado que incluso puede echar para atrás a muchas personas que piensan en adoptar un animal. Es innegable la pena que una situación así puede ocasionar, pero hay que recordar que como en toda relación social, esto implicará que antes se han disfrutado de muchos años de gozos y alegrías. Para hacer más fácil este proceso, además existen centros especializados, como crematorios de animales, donde realizar la cremación de nuestra mascota y los trámites necesarios para dar el adiós que se merece nuestro compañero.

Explicadas las múltiples ventajas y todos los beneficios que una mascota te reportará, sobra recordar que el tener un animal supondrá también que deberás alimentarla, ocuparte de su limpieza y entretenimiento sin excusa alguna. Una responsabilidad de la que deberás ser siempre consciente. Por todos es conocido el elevado número de animales abandonados cada verano con motivo de las vacaciones. Para ello recuerda que puedes dejarles en una residencia para mascotas, donde se ocuparán de todo lo necesario para tu mascota mientras disfrutas de las vacaciones sin tener que preocuparte de nada.