Cuidado con el móvil: errores garrafales para nuestra vista

La vida es lo que pasa mientras miramos la pantalla de nuestro móvil; y si no, es la pantalla de la tablet o el portátil. Como sea, lo vemos todo a través de esta perspectiva LED.

Asimismo,  la distancia a la que colocamos estos dispositivos se limita a la longitud de nuestros brazos y, como podrás imaginar, esto perjudica más de lo que creemos nuestra vista.

En relación a este tema, no hace mucho, la Comisión Europea (CE) decidió realizar un estudio en el que se evaluaran las potenciales consecuencias para la salud que conlleva estar constantemente mirando la luz de las pantallas de los móviles y te adelantamos que no son nada buenas. 

Sigue leyendo y descubre esos errores que cometemos con frecuencia al utilizar nuestro móvil, Tablet u ordenador, la forma en la que afectan nuestra salud visual y como tomar medidas al respecto.

Cómo afecta la luz de las pantallas a nuestra vista

Sucede que la exposición a luz LED que desprenden estos dispositivos favorece la expresión de genes que promueven la muerte celular y los de las enzimas que tienen que ver con ella, a la vez que se bloquea la expresión de los genes implicados en la supervivencia celular.

Asimismo, la exposición prolongada a la luz de las pantallas tiene efecto en nuestras células, debido a la  gran proporción de longitud de onda corta que este tipo de luz emana. Una radiación visible muy energética que puede producir daños en nuestros ojos.

Esto sin contar que lasradiaciones de alta frecuencia, por su parte, son capaces de producir daño en las células de la retina, como sería la degeneración macular y la retinopatía, pudiendo llegar a causar ceguera central.

Los 7 errores más comunes al usar nuestro móvil que afectan nuestra vista

1. Estar muchas horas al día viendo hacia pantallas de dispositivos móviles (smartphones y tablets)

Cuando estamos mirando a una distancia muy cercana las demandas visuales se incrementan, ya que a menor distancia tenemos que realizar un mayor esfuerzo de convergencia y de acomodación.

Así, nuestros músculos encargados de realizar los cambios de enfoque terminan trabajando a tope; por lo que si estás muchas horas seguidas exigiendo un esfuerzo a distancias tan cortas, la consecuencia será la fatiga visual, porque entre otras cosas estás provocando un sobre esfuerzo de esos músculos.

Entonces, aquí la clave sería reducir el tiempo que pasamos frente a la pantalla de nuestro móvil, por ejemplo, midiendo el número de horas que le dedicamos a esta actividad, y marcando límites que nos ayuden a controlar esta medida.

2. Colocar el móvil a una distancia inadecuada

Sucede que nuestro sistema visual está optimizado para realizar  actividades a mucha distancia. Por esto, cuando colocamos nuestro móvil demasiado cerca de nuestros ojos, a veces a unas distancias absolutamente inapropiadas de 15-20 cm o incluso a veces menos, hace que nuestra vida tenga que hacer un esfuerzo extra de acomodación y de convergencia; además que estás haciendo llegar más luz de una pantalla LED a tus ojos.

Para hacer un mejor uso de estos dispositivos, te recomendamos:

  • Siempre que sea posible utiliza el teléfono móvil a una distancia de más de 30 cm y lo ideal es que veas la pantalla a 35-40 cm.
  • Para esto, deberás medir esa distancia con una regla y toma alguna referencia (2 palmos por ejemplo) para que así tu mismo te auto regules y puedas compensarla.
  • Sustituye el uso del móvil por una tablet o un ordenador que te permitan una distancia mayor y por supuesto luego respétala porque si después te sigues acercando para casi comerte la pantalla, no habrás mejorado nada.

3.No realizar paradas y pasar más de 20-30 minutos sin enfocar de lejos

Estar durante más de 30 seguidos viendo la pantalla del móvil es muchísimo peor que pasar ese mismo tiempo repartido en varias tandas intercaladas con actividades de visión de lejos.

Por eso, debemos cuidar que cada 10-15 minutos dejemos de mirar la pantalla y en cambio, miremos durante al menos 20-30 segundos hacia lo lejos antes de volver a enfocar de cerca.

4. Ver videos o leer eBooks en el teléfono móvil

Es muy común para la mayoría de los usuarios de smartphone pasar horas de horas viendo videos de youtube, facebook o whatsapp en el móvil, incluso, entre los usuarios más jóvenes este mal hábito llega a límites alucinantes.

Sin embargo, este error tiene buena solución tratando de ver los videos en dispositivos con pantallas de mayor tamaño como tablets u ordenadores, ya que su mayor tamaño te permitirá usarlos a mayor distancia.

Incluso, puedes enviar los videos desde el móvil a un monitor de ordenador o a la misma televisión gracias a dispositivos muy fáciles de usar y que puedes encontrar en el mercado aprecios muy económicos, como por ejemplo, el Chromecast u otras  alternativas similares.

5. Tener la pantalla del móvil con demasiado brillo

Por lo general, solemos usar nuestros dispositivos móviles con el brillo excesivamente alto. Si es verdad que esto puede ser útil para exteriores a plena luz del día, no es lo más recomendable para las demás actividades en interiores o con menos luz.

Otro error muy común en relación a este punto es ponerlo en brillo automático y dejar que sea el mismo teléfono móvil el que se encargue de auto regular el brillo. Esto porque cuando estás en interiores o con poca luz el brillo automático que viene regulado por defecto sigue siendo excesivamente fuerte e innecesario.

Lo que debes hacer en este caso es que, cuando estés en exteriores, utiliza el brillo automático, pero cuando estás en interiores, pon siempre el brillo de la pantalla en el nivel más bajo posible que te permita leer cómodamente. Además de rebote ahorrarás batería y tu móvil aguantará más tiempo sin necesidad de cargarlo.

6. Estar a oscuras mientras miras el móvil

¿Recuerdas cuando tus padres te regañaban por ver la televisión en el cuarto a oscuras? Bueno, lo mismo pasa con tu móvil.

No es recomendable estar mirando pantallas a oscuras porque al estar sin luz,  nuestros ojos se ponen en modo “Noche” y surgen órdenes contradictorias ya que por un lado se activan los bastones, se dilata la pupila y por otro recibimos una luz bastante fuerte de la pantalla LED que entra directamente por esa pupila más dilatada  a nuestra mácula que es la zona de visión central. Mejor, trata de tener al menos una luz ambiente mientras ves hacia la pantalla del teléfono móvil.

7. Usar el móvil por la noche o antes de acostarse

Así como el móvil es lo primero que vemos al levantarnos, también es lo último que vemos al acostarnos. Sin embargo, esta es una de las peores cosas que puedes hacer.

Sucede que  los dispositivos móviles provocan alteraciones en el sueño o incluso producen insomnio, entre otros problemas.

Así que si eres una de esas personas que usan el móvil en cama, te recomiendo que pongas en práctica estas simples recomendaciones y podrás dormir mucho mejor:

  • Evita en lo posible el uso de dispositivos electrónicos con pantallas LED durante la hora anterior de irte a acostarte y si es posible algo más.
  • Utiliza programas que cambien automaticamente el brilloy a ser posible también la temperatura de color de la pantalla; y si no dispones de estos programas, baja el brillo cuando estés en interiores y redúcelo al mínimo por la noche.
  • Si usas dispositivos móviles, activa la función NightShift para que automáticamente cambie la temperatura de color de la pantalla a la vez que disminuye el brillo, o descarga alguna aplicación para que automáticamente disminuya el brillo aunque no la temperatura de color.
  • Por último, si usas Android, puede que tengas la suerte de contar con la versión 7 Nougat, que es similar al NightShift y ofrece muchas ventajas para cuidar nuestra vista mientras utilizamos nuestro móvil.

Otras recomendaciones para cuidar nuestra vista al utilizar teléfonos móviles

Además de las recomendaciones que te dimos en el punto anterior, esta óptica en Murcia, expertos en productos para el cuidado ocular, te recuerda que también puedes poner en práctica algunas de las siguientes medidas preventivas:

  1. No utilizar el móvil frente al sol
  2. Iluminar el alrededor mientras se trabaja
  3. Mirar a los dispositivos con los dos ojos
  4. Usar una tipografía grande
  5. Tener la pantalla a un brazo de distancia y sentarte de manera correcta para que tus ojos estén a una altura correcta.

Utilizar protección validada científicamente frente a los graves riesgos que supone el uso de estas pantallas sin la protección ocular adecuada. Por ejemplo, podrían ser esos protectores oculares que protegen tu visión ocular, absorbiendo la alta luz de energía y reduciendo la fatiga visual desde el primer día. Son protectores de pantalla 100% táctiles, de fijación duradera, se colocan muy fácilmente y además protegen la pantalla