Elegir un buen psicólogo

Cuando hay que elegir al psicólogo debemos pensar que aunque parezca sencillo, lo cierto es que hay que valorar con tranquilidad cuál elegimos. Existen muchos factores que deben ser tenidos en cuenta, pues de ellos van a depender la clase de servicio en concreto que estemos buscando.

Vamos con algunas de las claves:

Asegúrate de que sea psicólogo o psicóloga

Lo primero es estar seguro de que sea psicólogo o psicóloga. Para ello es necesario que tenga formación universitaria en psicología, para así efectuar la comprobación del número de colegiado y la titulación universitaria oficial.

Comprueba que está especializado en lo que se busca

Existen varias clases de psicólogos y no todos tienen que ser adecuados para lo que buscas. Deberán estar especializado en ello. Una vez te asegures, deberás saber si está especializado en psicología clínica o de la salud, averiguando cuáles son las que están especializadas en los problemas que se quieran tratar.

Informarse sobre la clase de abordaje psicoterapeútico

Un profesional de la psicología puede realizar abordajes como la terapia sobre la vida pasada y de otras terapias alternativas. Por este motivo no hay que descartar los servicios, pero sí que hay que pensar que algunas prácticas no tienen el aval por parte de la ciencia.

Asegúrate de que la confidencialidad está garantizada

Piensa que todo lo que se cuente en las reuniones no sale del especialista y de ti. Es algo claro que los datos a nivel personal no los puede difundir ninguno de los profesionales del campo de la psicología. La violación de esto puede llegar a ser incluso susceptible de denuncia.

Tienes que firmar un documento en el que haya consentimiento informado

Hay que hacer, antes de ponerse a comenzar con una terapia, tomar un dossier donde aparezca la información sobre los servicios disponibles y de forma exclusiva el tipo de terapia que quieres. Con este tipo de dossiers tiene que ir un documento de consentimiento informado, donde firmes que sabes lo que se hará en las sesiones.

¿Dispone de evaluación y diagnóstico?

Cuando comiencen las visitas, el psicólogo tiene que explorar el problema del paciente con una etapa de evaluación que no debe ir mucho más allá de cuatro sesiones. Con ello se podrán establecer diagnósticos sobre los problemas.

Cuando veas que la relación es mucho más largo de lo pensado, por la confusión y el esoterismo, lo mejor es dejar de que se realicen las sesiones. Por este motivo, lo mejor es tener esto bien controlado, pues es lo realmente interesante de cara a que los servicios sean de utilidad.

¿Su propuesta de intervención es clara?

La elección de un psicólogo bueno, como nos dice psicologapatriciasanchez.es es sobre todo elegir un profesional que se comunique bien con los pacientes y que no haya reservas en cuanto a la información sobre el plan para que haya intervenciones mediante terapia. Por este motivo hay que ser capaz de explicar de forma clara el número de sesiones y lo que va a suceder en ese tipo de sesiones.

El psicólogo no tiene que juzgar

Los profesionales del campo de la psicología no tienen que juzgar a los pacientes, puesto que el rol es el de poner sobre la marcha soluciones y que los esfuerzos se enfoquen hacia una serie de objetivos.

No se ocupan de la moral ni de ser guardianes de la misma. El psicólogo tiene que dar al paciente ese ambiente de confianza con el que poder expresarse sin atadura alguna.

¿Cómo es la relación terapéutica?

Los psicólogos clínicas hacen un trabajo para colaborar a encontrar soluciones, no para que sean amigos de los pacientes o para involucrarse de forma sentimentalmente con ellos. Tener relaciones personales con los pacientes es algo que va contra el propio deontológico de los psicólogos.

Si piensas que la persona que te da el tratamiento pasa a ser tu amigo o amiga te hace sentir que quiere que continúe la relación fuera de las horas en las que está contigo como profesional, lo mejor es que abandones la terapia.

¿Es útil ir a la consulta?

Debes ser la persona que evalúe la utilidad de ir al psicólogo. Ellos no te pueden presionar para que sigas con el tratamiento y tampoco decirte que no te estás dando cuenta de la utilidad de su servicio.

Resumen…

Este tipo de claves debe servir por una decisión informada, pero ya sabes que hay que informarse debidamente.  Lo más importante es que tú seas el que juzgues lo que estás buscando y qué te puede ofrecer el profesional o los profesionales.