La demencia senil, la plaga del S. XXI

Dicen que cada generación tiene su plaga, su enfermedad por antonomasia, y desde luego hasta ahora ha sido así. Podemos remontarnos a la peste bobina, a la tuberculosis o incluso a la gripe española pero también podemos pensar en algo más cercano. Hace unos años hablaban del cáncer como la plaga del siglo XXI, sin embargo, actualmente se encuentra en un estado entre la innovación y el porcentaje de muertes que no se sabe muy bien hacia donde irán a parar las estadísticas y es la demencia senil la que se está haciendo con el poder del nombre. ¿Será la demencia senil la nueva plaga del SXXI?

Actualmente no son muchos los centros especializados en España para esta enfermedad, de hecho, ni siquiera todos los geriátricos y residencias de la tercera edad tienen un departamento especializado para tratar este problema que cada día afecta a más ancianos. Sin embargo, tenemos uno de los mejores centros de expertos en Cataluña, en Barcelona. El centro residencial Benviure, cuya web es demenciasenil.es, lleva trabajando una década en la lucha contra la demencia senil.  Está demostrado que un diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento clínico-terapéutico de la demencia senil puede contribuir al freno del avance de la enfermedad neurodegenerativa, como un posible Alzheimer que se encuentre bajo el “paraguas” de la demencia senil.

shutterstock_349024025reducida

La Voz de Galicia entrevistó hace pocos días al psiquiatra Jesús Fraiz Calvo que está especializado en personas mayores y el doctor aseguraba que la demencia senil será la plaga del siglo XXI.

EL doctor ha tratado con centenares de personas de edad muy avanzada que no duermen por la noche, que se levantan de la cama desorientados. Que no reconocen a nadie o nada a su alrededor, o que los confunden con otros. El problema es tan grave, y la tendencia tan evidente, que el psiquiatra sabe que “un partido de ámbito nacional” (que no cita) está buscando líneas de trabajo para buscar soluciones y, entre otros expertos, han contactado con él para solicitar colaboración. Otras, como el pago de pensiones, ya se escapan de su ámbito.

Debemos recordad que la demencia senil es un síndrome caracterizado porque el sujeto afectado va perdiendo muchas de sus capacidades psíquicas (especialmente las cognitivas). En realidad, no es exclusiva de los adultos mayores, aunque se suele presentar en esta etapa. No obstante, sigue siendo una minoría quien lo padece, aunque la proporción va en aumento cada año y está empezando a ser alarmante. Lo que aumenta con la edad es la probabilidad de desarrollarla (de los 65 a los 90 años aproximadamente, la probabilidad se duplica cada cinco años). La demencia se refiere a un conjunto de síntomas adquiridos de tipo cognitivo (confusión mental, pérdida de memoria, deterioro intelectual, desorientación, disturbios en lenguaje, anormalidades visuoespaciales, etc.) y conductual, mas no a una enfermedad en específico, puesto que se puede deber a múltiples causad.

Cuando leo estas cosas entro en pánico, no puedo evitarlo. Tanto si es un familiar directo quien llega a sufrir esta enfermedad como si somos nosotros mismos, la situación puede convertirse en toda una pesadilla y el problema es, que actualmente, no existe cura y los avances que se hacen son para frenar el deterioro cognitivo, para intentar aletargar el problema, pero no para curarlo porque no se conoce cómo se pueden regenerar habilidades cognitivas, así de sencillo. De hecho, dudo mucho de que se pueda.

Deja un comentario