Prevenir desórdenes adultos desde la infancia

Es impresionante cómo cada día a niños y niñas más pequeños que se acomplejan por ciertas características de su cuerpo. Algunos de ellos pueden entrar en depresión e incluso desarrollar enfermedades y desórdenes alimenticios muy graves que arrastrarán ya por el resto de sus vidas. La psicología infantil está en el punto de mira y es porque los niños cada día tienen más problemas relacionados con ellos mismos, probablemente por culpa de nuestra sociedad. Si conoces algún caso o tu hijo/a sufre algún tipo de desorden no dudes en acudir a un centro profesional especializado. Nosotros recomendamos psicologiainfantilbcn.es, tanto por el trato que reciben los niños como por su nivel de especialización pero lo importante es que se busque ayuda cuanto antes.

Un estudio revela que muchos niños empiezan a desarrollar problemas a raíz de una hipersexualidad a la que se ven forzados desde una temprana edad. Hay demasiado tabú al respecto de la sexualidad infantil y esto provoca incertidumbre pero demasiados modelos a los que seguir que marcan unas líneas no asexuadas que ya las niñas más pequeñas empiezan a dejar ver cuando copian a sexis cantantes y se maquillan antes de tiempo.

Es un tema al que no se le presta demasiada atención, salvo para hablar de su lado más oscuro como son los abusos o la pederastia que, por desgracia, están a la orden del día. Pero la sexualidad infantil es mucho más que esa perspectiva atroz.

La hipersexualización de infancia, sobre todo de las niñas, es una realidad desoladora y habitual que, para muchas personas, pasa ya desapercibida. Los concursos de belleza infantiles donde se muestran niñas con estética adulta son una barbarie donde se les dice a las pequeñas que deben ser bellas, delgadas, que deben saber sonreír y que con belleza se consiguen más cosas que sin ellas. Esto cala hondo en sus tiernas cabecitas y si luego no pueden mantener esa estética o ese esbelto peso pueden caer en depresión.

La sexualidad infantil está mucho menos investigada que la adulta, tal vez porque no genera tantos beneficios o bien porque aceptar al bebé o infante como ser sexuado sigue siendo un tabú y nos genera miedo, vergüenza o se asocie a algo anormal por desconocimiento.

shutterstock_7495507reducida

Los niños no son asexuados

Los niños y niñas son seres sexuados desde su nacimiento, siendo su sexualidad muy rica y placentera. Descubren y viven su sexualidad desde el juego, con naturalidad, curiosidad y para el disfrute, si se lo permitimos. Y aunque no sea un tema de interés en nuestra sociedad, existen varios estudios y profesionales dedicados a esta importante tarea que mucho nos han enseñado.

Los niños y niñas de hoy, serán los adultos del mañana y algunas desagradables sorpresas, displaceres, disfunciones y tratamientos, nos los podríamos haber ahorrado nosotros si, de niños, alguien nos hubiera hablado con naturalidad sobre el tema, mostrándonos modelos afectivo-sexuales saludables y positivos, y nos hubieran permitido desarrollarnos como es debido, sin tapujos ni miedos.

Para saber cómo educar en sexualidad hay que saber cómo hablar con los niños y niñas, y debe hacerse siempre con naturalidad, cercanía, respeto, sin contar mentiras y con una actitud positiva, que en definitiva es lo que perdura en el recuerdo y debe hacer siempre que sea necesario. No hace falta un momento puntual o específico. De hecho, estamos educando siempre, aunque sea de manera no formal, cuando mostramos nuestros afectos, cuando jugamos con ellos, cuando los vestimos y bañamos, etc. Y no pensemos que esto es algo que han de explicarle en la escuela, la educación sexual infantil es tarea de todas las personas, padres, madres, otros familiares, educadores y medio de comunicación, entre otros.