¿Qué es el eneagrama?

Aunque parece la nueva palabra de moda en el mundo de la psicología, el eneagrama es un sistema psicológico que tiene más de 2500 años de antigüedad y que ha llegado hasta nosotros a través del tiempo. Se trata de un sistema de clasificación que propone 9 tipos diferentes de personalidad y sus interrelaciones y que, según ese sistema, todos nosotros encajaríamos en una clasificación concreta que puede ayudar a psicólogos y profesionales del sector a tratarnos ante cualquier tipo de problema.

Los nueve eneatipos son:

  1. Personas perfeccionistas que tienden a interiorizar sus sentimientos. Ordenados, tolerantes, juiciosos y comprometidos. Sin embargo, en el fondo, se siente imperfecto y para compensar esa sensación de insuficiencia crea un ideal de cómo debería ser que, llevado al extremo, puede traerle problemas de autoexigencia y autocrítica.
  2. Su objetivo siempre es ayudar y pueden llegar a ser muy orgullosos en este tema por lo que llegan a poner pode delante cualquier necesidad ajena con tal de poder decir: “yo he conseguido ayudarle, y no otro”. Tiene una gran carencia de amor al no quererse a sí mismo pues piensa que quererse es un acto egoísta y piensa que, cuánto más ayude, más le querrán, por lo que la palabra “no” tiende a ser exiliada de su vocabulario.
  3. Personas que aman el éxito y la belleza exterior. Trabajadores e individualistas que ponen el “yo” por delante, algo que no tiene por qué ser malo siempre y cuando también se tenga cierta empatía con el prójimo. Aunque proyecten una imagen “perfecta” la realidad es que no suelen valorarse mucho.
  4. Personas muy artísticas y una gran sensibilidad por lo que la empatía es una de sus características principales. Suelen ser muy creativos pero pueden caer en la envidia fácilmente y quedarse enganchados al pasado. Sin embargo, suele sentirse incomprendido y padece frecuentes altibajos emocionales.
  5. El ascetismo es su religión. Son observadores y bastante objetivos aunque la avaricia suele ser un rasgo identificativo demasiado presente. Son autosuficientes y no suelen hablar de sus sentimientos y su mayor miedo es ser incapaz de relacionarse con los demás por lo que suelen tener ciertos traumas son la “soledad”.
  6. Ansiedad, temor o agobio son sentimientos que suelen tener muy presentes este tipo de personas. Normalmente necesitan de una autoridad que les guía y son bastante dependientes. No suelen tomar demasiadas decisiones dejando que sean otros quienes lo hagan por ellos. Su aprendizaje pasa por transformar su cobardía en coraje, cultivando la confianza en sí mismo para asumir las consecuencias de sus propias decisiones.
  7. Quieren vivir la vida disfrutando cada momento por lo que están llenos de alegría. Son entretenidos y entusiastas pero tienden a huir del compromiso a largo plazo. No le gusta sufrir y “falsea” la realidad de sus sentimientos si es necesario para seguir siendo el “alma de la fiesta” aun cuando ya no le quedan ganas. ive en el futuro, es muy disperso y le cuesta mucho estar presente y concentrarse.
  8. Justicieros que llevan la verdad y el valor por delante. El exceso suele ser su mayor defecto, así como el autoritarismo. Son líderes natos, y como lo saben se pueden llegar a extralimitar. No soporta que nadie le diga lo que tiene que hacer y la injusticia le saca de sus casillas. Al sentir que debe proteger su vulnerabilidad, considera que “la mejor defensa es un buen ataque”.
  9. Personas pacificadoras y mediadoras. Odian el conflicto, por lo que harán todo lo que esté en su mano por evitarlo, incluso callarse lo que piensan. Son perezosos, pueden pasarse horas tirado en el sofá, regodeándose en su apatía, dejadez y pasividad, y tienden a guardarse sus necesidades para sí mismos. Su trauma es que no sabe lidiar con el enfado de quienes le rodean.

¿Horóscopo o realidad?

Tras este sistema de clasificación de la personalidad se esconde un gran debate. Mientras algunos expertos como el Ipeph (Instituto de Psicología Energética y Psicoterapia Humanista) defienden este sistema a capa y espada, otros aseguran que esta clasificación no es más acertada que la de la personalidad de los signos zodiacales y por eso lo llaman el horóscopo de la psicología.