El trastorno bruxista y su relación con el estrés

El bruxismo, un trastorno que afecta a más de un 70% de la población, está directamente relacionado con la ansiedad y el estrés. Si sientes tensión en la zona de la mandíbula cuando te despiertas por la mañana, te duelen los dientes o sientes dolores de cabeza recurrentes, es posible que padezcas bruxismo. Este hábito, inconsciente cuando ocurre durante la noche, lo sufren, muchas veces sin saberlo, infinidad de individuos, y aunque no se debe al estrés en todos los casos, lo cierto es que el rechinar y apretar de dientes se agudiza en las épocas de estrés, como exámenes, exceso de trabajo.

Si crees que rechinas o aprietas los dientes por las noches, acude inmediatamente a tu dentista, ya que el diagnóstico precoz es fundamental para tratarlo. Así lo aconsejan en la clínica dental Galván Lobo, donde priorizan la calidad en todos y cada uno de sus procedimientos, tanto en tecnología, como en funcionalidad y, por supuesto, en estética siguiendo los protocolos más actuales y utilizando los mejores materiales. En esta clínica cuidan con mucho mimo y profesionalidad cada fase, y siempre acompañan a sus pacientes durante todo el proceso, resolviendo todas tus dudas. Esto ha provocado que en la actualidad, se hayan convertido en un referente en Valladolid. Cuentan con un sistema de análisis oclusales asistidos por sensores digitales y aplicación de técnicas de biofeedback electrónico para el tratamiento del bruxismo, una auténtica revolución en el tratamiento de este trastorno.

En Centro Odontológico María José Manrique  también ofrecen las mejores soluciones al bruxismo. En esta clínica dental ofrecen soluciones personalizadas a este problema, o mal hábito de rechinar y apretar los dientes.

En la clínica Mesiodens, también atienden numerosos casos de bruxismo. Ésta es una prestigiosa clínica dental en León donde trabajan profesionales con amplia formación y conocimientos de los últimos avances en tecnología dental, ofreciendo un servicio de odontología integral especializada en cirugía maxilofacial, pero también en implantes, estética dental, prevención, ortodoncia, periodoncia, endodoncia, apnea del sueño…

En caso de ser necesario,  un especialista propondrá el tratamiento más indicado en cada caso concreto, mediante la aplicación de intervenciones psicoterapéuticas y/o farmacológicas, nos dicen en la consulta del Dr Hernández. Porque está convencido de que el tratamiento ha de dirigirse hacia el origen del trastorno, con el objetivo de obtener un rápido alivio del problema.

Consecuencias del bruxismo

Deterioro del esmalte dental, ya que los dientes, al chocar entre ellos provocan el desgaste de los dientes y por lo tanto, del esmalte que los recubre y protege.

A consecuencia del desgaste dental, se puede producir una sensibilidad dental extrema, sobre todo al frio y al calor, al quedar la dentina al descubierto.

Debilitamiento de las encías y retracción gingival e inflamarse (gingivitis), lo que provoca sangrados frecuentes. Es necesario usar  una pasta dental específica para el sangrado de encías, preferiblemente que contenga flúor y clorhexidina.

Dolor en la cara, el cuello, la cabreza y el oído, debido a la presión constante que se realiza al apretar los dientes, que termina afectando a los huesos y músculos de la mandíbula. La zona más afectada es la cercana al oído, por la relación que tiene esta articulación con el canal auditivo.

Dolor de cabeza y cervicales, y en concreto en la zona temporo-mandibular, a causa de la presión constante que se produce en la mandíbula al rechinar o apretar y  sobrecargar las estructuras nerviosas.

Tratamiento

Existen técnicas y ejercicios de relajación, como el Yoga, la técnica de relajación progresiva de Jacobson o el Mindfulness, entre otras que pueden ayudar a mitigar o incluso acabar con este molesto trastorno. Además, está la férula de descarga, que ayuda a mantener la mandíbula relajada y a proteger los dientes del roce. La inyección de botox, la toxina botulínica, en los músculos responsables de la masticación, con lo que se relaja la zona. La masoterapia o calor localizado.  Medicamentos, dopaminérgicos, serotoninérgicos, antidepresivos, administrados  siempre bajo prescripción médica, fitoterapia etc…

También existen remedios caseros para el bruxismo, como la aplicación de calor antes de acostarse, hacer ejercicio o los masajes, que aunque no es necesario, siempre resultan más efecticos si los realiza un profesional.

Si tienes síntomas de estar rechinando o apretando los dientes durante la noche, consulta a tu dentista.